El trabajo en la nube: un nuevo imperativo para las empresas exitosas
11/05/2022
Por Atlax 360

El ecosistema tecnológico de la nube basado en los datos y en las aplicaciones ofrecen múltiples beneficios para las empresas: sofisticación, escalabilidad, seguridad, digitalización a los activos de TI... Conscientes de ello y dadas las circunstancias mundiales, en 2021 la inversión en esta tecnología llegó a niveles históricos alcanzando más de 167.000 millones de euros, un 35% más que en 2020. Sin embargo, la implementación de soluciones en la nube en las instalaciones puede añadir complejidad y exigir importantes inversiones iniciales en software. Para ayudar a las empresas a adoptar esta tecnología, comenzamos repasando el concepto de nube y algunos consejos en su implementación que fomenten el éxito de las empresas.

Qué es el trabajo en la nube

El trabajo en la nube o computación en nube es un término general que hace referencia a la prestación de servicios informáticos (incluidos servidores, almacenamiento, bases de datos, redes, software, análisis e inteligencia) a través de Internet para ofrecer una mayor innovación y recursos adaptables. Estos servicios se dividen en tres tipologías:

  1. Infraestructura como servicio (IaaS)
  2. Plataforma como servicio (PaaS)
  3. Software como servicio (SaaS).

El objetivo común es proporcionar un acceso fácil y escalable a recursos informáticos y servicios de TI, además de aportar beneficios como la reducción de los costes operativos al pagar solo por lo que se utiliza, la gestión de la infraestructura de forma más eficiente y una escalabilidad a medida que cambian las necesidades de la empresa.

Teniendo claro su definición, objetivos y algunos beneficios, ¿qué predicciones conocemos sobre su desarrollo en la empresa para los próximos años?

1. Eliminación de las barreras entre proveedores con el aumento de los enfoques multicloud

El tiempo y las nuevas costumbres de trabajo harán que más empresas se centren en el desarrollo de servicios basados en la nube para simplificar las operaciones entre plataformas, permitiendo a los usuarios compartir fácilmente los datos entre socios que utilizan diferentes aplicaciones, plataformas y estándares de datos. Esto requiere que los proveedores de servicios en la nube evalúen sus actuales modelos de prestación para aprovechar la tendencia a la multiplicidad de nubes, que está aumentando exponencialmente.

2. La IA mejorará significativamente la computación en nube

Las empresas han comenzado recientemente a aprovechar la Inteligencia Artificial (IA) para mejorar el valor que proporciona la computación en nube. En los próximos años, la IA en la nube tendrá el potencial de ofrecer una reducción de costes, una integración inteligente de la automatización, una mayor visibilidad, conocimientos más profundos, una mejor gestión de los datos y seguridad.

3. Aparición del escritorio como servicio

Los modelos de trabajo a distancia han llegado para quedarse, y la prueba son los dos años que han pasado desde que se impuso el teletrabajo, en un principio por obligación y ahora por flexibilidad en muchos casos. Las estaciones de trabajo se suministrarán como un servicio en la nube para los empleados, independientemente del lugar en el que se encuentren. Al adoptar el "escritorio como servicio", las organizaciones pueden eliminar el coste de actualizar el hardware, aumentar la eficiencia, agilizar la gestión, mejorar la colaboración y la interoperabilidad, y garantizar una seguridad sólida.

Por qué la adopción de la nube ayuda a que tu empresa sea exitosa

1. Ahorro de costes

Una de las razones más atractivas para pasarse a la nube es el ahorro de costes. Con la computación en la nube, se elimina instantáneamente la necesidad de pagar por grandes cantidades de espacio de almacenamiento, así como la necesidad de comprar, instalar y actualizar distintos software costosos. Con la nube solo se paga por las aplicaciones cuando se necesitan, y a muchas de ellas se puede acceder de forma gratuita. Por ello, el uso puede escalarse fácilmente para adaptarse a sus necesidades y ajustarse a los picos o caídas de la demanda.

2. Facilidad de uso y mayor capacidad de almacenamiento

La computación en nube es fácil de poner en marcha y para su implementación no hace falta un equipo técnico, lo puede hacer cualquier persona familiarizada con el entorno digital. Además, la nube también ofrece una capacidad de almacenamiento prácticamente ilimitada y es totalmente adaptable a las distintas necesidades de almacenamiento que puedan surgir a lo largo de la actividad empresarial.

3. Agilidad, flexibilidad y escalabilidad.

La computación en nube también ofrece mucha más flexibilidad y agilidad en comparación con los métodos informáticos tradicionales. Los empleados ya no dependen de un espacio físico y podrán acceder a los archivos y datos estén donde estén, las 24 horas del día. Además, también podrán trabajar en colaboración en documentos y archivos, incluso cuando no están físicamente en la misma habitación, lo que ahorra tiempo de envío y facilita la seguridad de estar trabajando en la versión correcta ya que los documentos pueden ser vistos y editados simultáneamente desde múltiples ubicaciones de los usuarios.

Por todo lo comentado, los servicios basados en la nube son la solución perfecta para todas las empresas que desean una infraestructura informática más fiable, personalizable y escalable, y por tanto una organización más exitosa independientemente de su tamaño. Sin embargo, la implementación de soluciones propias en la nube en las instalaciones puede añadir complejidad y exigir importantes inversiones iniciales en software, así como una sólida gestión y supervisión. Si es el caso, es recomendable contar con una infraestructura en la nube subcontratada que permita a las organizaciones crecer estratégicamente, mejorar sus relaciones con los clientes y expandirse globalmente sin tener que pensar en enormes gastos y responsabilidades.